TOC

Terapia Cognitiva posracionalista

Seguramente esta palabra es desconocida para la mayoría de los lectores. Es la sigla correspondiente a los trastornos obsesivos compulsivos. Los aspectos principales de la presentación clínica son la presencia de obsesiones o compulsiones.

Obsesiones:

Son ideas que se presentan de manera repetitiva, que invaden el psiquismo del sujeto, más allá del esfuerzo que este individuo pueda hacer para que no lo invadan, y lo importante es que la persona las reconoce como provenientes de su propia mente, es decir, reconocen e carácter patológico de las obsesiones que muchas veces, son “bastante locas”.

El paciente se da cuenta del nivel de irracionalidad de las obsesiones.

Compulsiones:

Son generalmente conductas que el individuo se ve forzado a hacer, fundamentalmente para evitar, ya sea la aparición de angustia o las obsesiones que lo perturban. Lo significativo y a la vez impresionante del TOC es la enorme cantidad de personas con síntomas obsesivo-compulsivos que nunca llegan a la consulta.

No hay consulta porque produce mucha vergüenza contar los síntomas obsesivo-compulsivos, sn embargo, ésos tienen una grave repercusión en el desempeño del paciente, ya que consumen tiempo, interfieren significativamente con el funcionamiento habitual, ocupacional y social.

Los obsesivos se encuentran preocupados continuamente acerca de la posibilidad de que algo terrible pueda suceder, aunque ésta sea absolutamente remota. No obstante, estos pacientes están convencidos de que la catástrofe o desgracia va a ocurrir, es decir, ha una evaluación anormal del riesgo de contingencias negativas.

Los pacientes con TOC se sienten compelidos a centrar su atención en estas probabilidades inciertas o muy remotas, pensando que efectivamente están por ocurrir. Las obsesiones pueden surgir gradual, o abruptamente en el individuo, tienen carácter intrusivo e invasivo. Otra característica a destacar es que el paciente cree y descree, al mismo tiempo, de sus obsesiones. La duda es la queja más común, es incapacitante, interfiere, enlentece o impide al paciente en su cotidianidad.

Tipos fenomenológicos de obsesión:

-Contaminación

-Agresivas

-Sexuales

-Somáticas

-Religiosas

-Coleccionismo o acumulación

-Necesidad de simetría y precisión

-Duda o responsabilidad patológica

Las compulsiones:

Las compulsiones o rituales son pensamientos o acciones a los que el sujeto realiza, o recurre con cumplimiento estricto, rígido, formal, a fin de aliviar sus obsesiones. Las compulsiones pueden ser cognitivas, ideacionales o mentales, es decir, que un acto mental o intra-psíquico debe ser llevado a cabo con una urgencia irresistible.

Las compulsiones también pueden ser motoras como por ejemplo, las compulsiones de lavado excesivo o ritualizado de manos, dientes, etc. Limpieza del hogar, objetos o ropas. Compulsiones que incluyen movimientos como saltar, balancearse, carraspear, etc.

Compulsiones de verificación: comprobar si la luz, e gas, las puertas, están en orden, etc.

¿Cuándo comienza el TOC?

Si bien las estadísticas no pueden ser del todo confiables, se dice que uno de tres casos de TOC se inicia en la infancia. Es en la esructura familiar donde se comienza a delinear, a desarrollar, la personalidad tendiente a generar trastornos obsesivos-compulsivos. Tanto la familia ambivalente, coercitiva, como la familia ambivalente evitativa, pueden ser generadoras de organizaciones de sistema personal obsesivo-compulsivas.

La familia ambivalente coercitiva: se caracteriza por estar extremadamente centrada sobre el hijo, en términos de control, ya sea en el área física, como en el área emotiva y moral. Una paciente relataba que en su infancia, en los vidrios de las ventanas de su casa, estaban pegadas tiras de cintas adhesivas; de esa manera su madre se sentía segura, si por desgracia algún vidrio se llegaba a romper, las astillas no dañarían a la niña.

En el caso de la vigilancia emotiva, la misma paciente recordó un episodio ocurrido cuando concurría al jardín de infantes: un día fue muy elogiada por haber hecho un dibujo realmente hermoso. A comunicarle con intensa alegría y orgullo el suceso a su madre, ésta reaccionó diciéndole que el orgullo era un pecado frente a Dios.

Las características de las Obsesiones son:

Pensamiento…

-Intrusivo

-Forzado

-Dubitativo

-Permanente o reiterativo

-Obstinado y sin propósito o inútil

-Dual o ambivalente

-Displacentero o morboso

-Oculto o secreto

El otro tipo de familia, la ambivalente evitativa, se caracteriza por ser fría y exigente; utilizan para la educación de sus hijos métodos punitivos que llegan a la humillación y que justifican en términos pedagógicos, hasta la violencia. El castigo se explica casi como si fuese una sentencia y por “el bien del hijo” lo privan de la cercanía afectiva-emocional. La educación es sólo “disciplina”. Dobles mensajes dejan al niño desorientado respecto de las intenciones de sus progenitores y, por lo tanto, desorientados a la lectura de los propios estados internos. Su proceso evolutivo estará concentrado sobre puro pensamiento, con exclusión de las emociones; cualquier decisión es tomada de manera estrictamente analítica. Todas las situaciones que requieren de una activación emotiva, son situaciones de posible discrepancia y trastorno emotivo.

Los pacientes con ideas sobre-valuadas suelen ser difícilmente convencidos de que reconozcan la irracionalidad de sus creencias, si además están incorporados rituales obsesivos, el trabajo terapéutico requiere, por parte de la persona, de un gran compromiso y determinación a los efectos de eliminar definitivamente el comportamiento compulsivo.